Make your own free website on Tripod.com








CID
Localización













Home

English version | Localización | Instalaciones | Equipo directivo | Proyectos Internacionales | Actividades Culturales
































Mapa ampliado de Valencia

A mature man; Actual size=180 pixels wide

Imágenes de Valencia

Ciudad de las Artes y las Ciencias

46012987.jpg






¿Dónde estamos?

Callejero de Valencia

EMT (Autobuses): 70, 71, 73

Metro de Valencia:línea 3

Aeropuerto de Valencia

Estación de trenes de Valencia

Estación de autobuses de Valencia (CVT) Tel. 96.391.60.22



LA CIUDAD DE VALENCIA


EVOLUCIÓN HISTÓRICA

El origen de Valencia es romano. Se considera una ciudad fundada de nueva planta, en el año 138 a.C.,en la zona más elevada de una pequeña isla fluvial que formaba el primitivo cauce del río Turia.

El cardo y el decumanus de Valentia se situarían en las direcciones de las actuales calles del Salvador y de
Cavallers, y el foro en la plaza de la Virgen. La proximidad a la Vía Augusta, calzada que unía el litoral
mediterráneo, y la riqueza de la Huerta fueron la base de su prosperidad futura.

En época musulmana, gracias a la ampliación del regadío y a la introducción de cultivos nuevos (arroz, seda), la ciudad adquiere mayor importancia. En el siglo XI se realizó una nueva muralla cuyo perímetro ocupaba ya la totalidad de la antigua isla fluvial: era tres veces el de la ciudad romana: En su interior, el laberíntico trazado viario no dejaba apenas espacios abiertos y albergaba escasos edificios notables (la mezquita mayor, el alcázar).

Pero la ciudad siguió creciendo, y pronto surgieron arrabales (barrios) fuera del recinto amurallado). En 1238, cuando fue conquistado por Jaime I, la Valencia islámica debía contar con unos 15.000 habitantes.

La población musulmana fue sustituida en su inmensa mayoría por repobladores cristianos -catalanes y
aragoneses- tras la conquista, que supuso también la sustitución de las mezquitas por iglesias (la
Catedral se construyó sobre el solar de la antigua mezquita mayor). Convertida por Jaime I en capital de
un nuevo reino -el reino de Valencia-, la ciudad experimentó un desarrollo económico espectacular entre
los siglos XIII y XV, basado en una agricultura rica, una artesanía floreciente y un comercio muy activo.

Ello supuso un progresivo crecimiento demográfico: a fines del S. XV, su población rondaba los 45.000 habitantes. Por tal incremento hubo de construirse a mediados del siglo XIV una muralla más amplia, que desde el río seguía por las calles actuales de Guillem de Castro, Xátiva y Colón, y de la cual quedan aún dos puertas monumentales: Serrans y Quart.

Dentro de este recinto se desnvolvió la urbe durante la
Edad Moderna (S. XVI-XVIII), a lo largo de la cual se mantuvo como una de las ciudades más grandes y
prósperas de España, y se enriqueció con notables edificios.

Pero la etapa decisiva fue la segunda mitad del S. XIX. La industrialización, el desarrollo de la agricultura
(auge de la naranja y de la horticultura), la construcción del puerto y del ferrocarril, etc., se tradujeron en
un crecimiento demográfico espectacular. Las murallas son derribadas en 1865 y se inicia el ensanche moderno, al mismo tiempo que se realizan reformas en la parte sur del núcleo antiguo (actual plaza del Ayuntamiento, calle de la Paz), surgen o se amplian barrios periféricos por el otro lado del río y por el puerto,y van quedando anexionadas a Valencia poblaciones próximas.

Estas anexiones, el crecimiento natural y la inmigración explican el aumento de población: de 160.000 habitantes en 1857 a 213.000 en 1900.

En el siglo XX se mantiene la rica horticultura, se multiplican las industrias (de muebles, químicas,
talleres mecánicos, construcción naval .... ) y el comercio, y se amplía el puerto. Los agricultores, que
representaban en 1900 el 43% de la población activa, sólo suponían el 2,5% de la misma en 1970. La ciudad, que pasó del medio millón de habitantes de 1950 a los 700.000 de 1981, crece muy lentamente en las últimas décadas: contaba en 1991, según el censo, con 750.000, y ésta es, aproximadamente, su población actual.

LATRAMA URBANA

El plano y la fisonomía reflejan claramente el desarrollo y las funciones de la ciudad. El circuito medieval
(muralla del S. XIV) comprende dos zonas: meridional y septentrional; ésta, desde el río hasta la Catedral
y la Lonja aproximadamente, conserva el trazado antiguo -en parte recuerdo del pasado islámico- de
calles tortuosas y estrechas, construcciones modestas y densa población mesocrática y proletaria. Sus
ejes son las calles dirigidas a las puertas de Quart y Serrans, animadas por un comercio modesto. Aquí
está el centro histórico y monumental (Catedral, basílica de la Virgen de los Desamparados, palacio de la
Generalitat, Lonja .... ), pero también barrios que sufren un proceso de degradación y deterioro muy
grave (El Carmen). En la zona meridional el trazado, aunque todavía angosto en parte, es algo más
regular, pues las reformas de los siglos XIX y XX han abierto calles rectas de buena edificación (plaza del
Ayuntamiento, calle de la Paz, avenida del Oeste ...). Es el centro comercial y administrativo de la ciudad,
donde se acumulan comercios modernos, oficinas, bancos, locales de espectáculos, etc.

Una amplia avenida circular -la "ronda"- que va desde el cauce del río hasta las calles de Guillem de
Castro, Xátiva y Colón, trazada sobre lo que antes era la muralla, es el límite del núcleo antiguo. Al sur se
sitúas el ensanche decimonónico, con calles amplias en cuadrícula, que comprende dos sectores
separados por la estación de ferrocarril. El sector SE -con la Gran Vía del Marqués del Turia como eje-
tiene un marcado carácter residencial burgués, que va atenuándose y haciéndose más popular entre la
Gran Via de Germanías y la Avda. de Peris i Valero. Se incluye aquí el barrio de Russafa, que conserva el
trazado irregular de la antigua población anexionada, si bien sus edificios han ido renovándose. El otro
sector de la ciudad nueva, en el SW, no tiene tanta prestancia, si bien en su eje -las Grandes Vías de
Ramón y Cajal y de Fernando el Católico- abundan los edificios modernos.

La ciudad, en su expansión, ha anexionado enclaves como Patraix, Benimaclet, els Orriols, Marxalenes,
etc., y a lo largo de la salida a Madrid (avda. del Cid) ha crecido con rapidez, surgiendo barriadas
populosas de grandes bloques y algunas zonas industriales próximas a la carretera que conduce al
aeropuerto. El río ya no es un límite urbano por el norte gracias a la construcción del nuevo cauce, lo
que ha permitido convertir en parques y zonas deportivas el antiguo cauce del Turia. El desarrollo de los
barrios de clase media y populares ha sido rápido en los accesos nuevos a la ciudad (Alicante, Ademuz),
mientras que las zonas residenciales burguesas se han situado en las proximidades de la salida hacia
Barcelona, en la Alameda y en la zona universitaria, con el eje de la avda. de Blasco Ibañez. Por otra
parte, en la avda. del Puerto subsisten los edificios antiguos -cada vez menos- junto a los modernos, las
instalaciones bancarias y los talleres industriales. Los poblados marítimos, con sus calles estrechas y
de trazado ortogonal, habitadas por gentes de clase media y popular, han quedado así integrados en la
red urbana.