Make your own free website on Tripod.com
La Fauna

Article Page
Interview Page
Reviews Page
Photo Album Page
Mailbag
Contact Me
Archives

Welcome to my e-zine!


LA FAUNA

En este capítulo nos ceñiremos a la fauna de los vertebrados, de la cual haremos una breve descripción, ya que los invertebrados que habitan el Parque, tanto por su abundancia como por su complejidad, rebasan ampliamente los límites y objetivos de este trabajo.
Entre los vertebrados del lago de la Albufera, sobresalen por su importancia los endemismos, así destacan los crustaceos (Dugastella valentina y Palaemonetes zariquievi) -gambetes-, el bivalvo (Unio turtoni valentinus) -petxinot- y los peces ciprinodóntidos (Valencia hispanica) -samaruc- y (Aphanius iberus) -fartet, en la imagen-. Sin embargo, la contaminación de las aguas del lago y acequias ha provocado que estas especies se hallen en franca recesión, refugiándose en ullals y algunos tramos de acequias que todavía conservan una óptima calidad de sus aguas. Las comunidades piscícolas son las que más intensamente han sufrido los efectos de la contaminación del agua y de otros factores como la sobreexplotación o la introducción de especies aloctonas (lucio, perca americana, gambusia). 

Ello ha producido una importante reducción tanto cualitativa como cuantitativa de sus efectivos, favoreciendo a aquellas especies que se adaptan con facilidad a las aguas contaminadas, como las "llises" o las carpas, que han visto su número fuertemente aumentado, en detrimento de otras especies, económica y ecológicamente más valiosas, tales como la anguila (Anguilla anguilla) y la lubina o "llobarro" (Dicentrarchus labrax).

Por lo que respecta a la herpetofauna, caben destacar las comunidades de lacértidos que habitan los arenales de la franja litoral, con interesantes especies de origen ibero-magrebí como la lagartija rabilarga (Psammodromus algirus) y la lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus) o la endémica lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus), en la imagen. Entre los colúbridos, destaca la elevada densidad que alcanza la culebra de agua (Natrix maura) o la relativa abundancia de la culebra de collar (Natrix natrix).
Los mamíferos también han sufrido una drástica reducción en su diversidad a causa de la distorsión producida en las condiciones del medio. Así, no aparecen especies como la gineta (Genetta genetta), el lirón (Elyomis quercinus) o la liebre (Lepus capensis). La masiva presencia humana en la Devesa ha favorecido el desarrollo de especies comensales como la rata parda (Apodemos sylvaticus) y los ratones (Mus musculus), que encuentran en los desperdicios abandonados una fuente de alimento extra. La superpoblación de estas especies les ha llevado a ampliar su zona de distribución y adoptar hábitos predadores, perjudicando seriamente al resto de la fauna autóctona silvestre, con la cual compite ventajosamente y desplaza; como es el caso de la rata de agua (Arvicola sapidus), llegando a predar, incluso, sobre las puestas de muchas aves.
Sin embargo, es en lo relativo a la avifauna donde el Parque Natural adquiere una mayor importancia, jugando un papel decisivo dentro del contexto general de las zonas húmedas europeas como área de acogida de aves acuáticas. Según los datos obtenidos en los últimos años por la Estación Ornitológica de la Albufera, son más de 330 las especies orníticas que utilizan regular o excepcionalmente este ecosistema y más de 100 las que se reproducen en él.

El grupo de aves más numeroso durante el invierno es el de las Anátidas, concentrándose cada año en el lago y los arrozales entre 20.000 y 60.000 ejemplares. De ellas, la más interesante es el pato colorado o "sivert" (Netta rufina) que, con contingentes que llegan a superar las 17.000 aves, convierten esta zona húmeda en el lugar de invernada más importante de Europa Occidental para esta especie. Otras anátidas comunes en invierno son el ánade real o "coll-vert" ( Anas platyrhynchus), el pato cuchara o "bragat" (Anas clypeata), la cerceta común o "xarxet" (Anas crecca), el ánade rabudo o "cua de jonc" (Anas acuta), el ánade silbón o "piuló" (Anas penelope), el ánade friso o "ascle" (Anas strepera), el porrón común o "boix" (Aythya ferina) y un largo etcétera.
Las anátidas habitan, fundamentalmente, el lago, el Raco de l'Olla y los arrozales; el lago cumple un importante papel como zona de resguardo y reposo, sobre todo cuando se practica la caza en el arrozal; sin embargo, son los otros dos ambientes los que se encargan de atraer y proporcionar el alimento a la mayoría de las especies, ya que la calidad de las aguas del lago impide que se desarrolle adecuadamente la vegetación sumergida e invertebrados que sirven de alimento a estas aves. Ello puede dar una idea de la importancia que tiene el arrozal inundado en invierno para el mantenimiento de los valores ecológicos del Parque.
En cuanto a las especies limícolas invernantes, que se alimentan de una amplia variedad de organismos acuáticos, sondeando a menudo el barro y la arena con sus picos, la avefria o "judia" (Vanellus vanellus), en la imagen, y la agachadiza o "bequeruda" (Gallinago gallinago) son las más abundantes con contingentes que superan los 2.000 ejemplares. Otras limícolas que se pueden observar en el Parque Natural son las agujas (Limosa spp), correlimos (Calidris spp), chorlitejos (Charadrius spp), ...etc. Entre los Láridos, la gaviota reidora (Larus ridibundus) es la especie más abundante, en menor número se observan también la gaviota patiamarilla (Larus cachinnans) y la sombría (Larus fuscus).


Las Ardeidas invernantes son la garza real o "agró blau" (Ardea cinerea) con más de 1.000 ejemplares anuales, la garcilla bueyera o "esplugabous" (Bubulcus ibis) y la garceta común o "garseta blanca" (Egretta garzetta). Asimismo, se pueden encontrar en invierno algunas especies de aves marinas como el cormorán grande o "corba marina" (Phalacrocorax carbo), o el alca común o "cavet" (Alca torda), entre otras.

Durante la época de nidificación el Parque Natural de la Albufera adquiere todavía un mayor interés al acoger un gran número de especies, alguna de las cuales se hallan en franco peligro de extinción. En los arenales de la Devesa próximos a la línea de costa nidifican especies tales como el chorlitejo patinegro o "corriol" (Charadrius alexandrinus), el chorlitejo chico o "corriolet" (Charadrius dubius) y el charrancito o "alcorroc" (Sterna albifrons). Hacia el interior, en las malladas nidifican especies de gran valor ecológico como la cigüeñuela o "camallonga" (Himantopus himantopus) en la imagen, la canastera o "carregada" (Glareola pratincola). En las dunas fijas de la Devesa, donde existe estrato arbóreo bien desarrollado para proporcionar cobijo y tranquilidad a las aves, se instalan las colonias de garza real y de martinete (Nycticorax nycticorax).

El arrozal, incluyendo las acequias y ullals, constituye para las aves su principal área de alimentación ya que acoge una gran diversidad de invertebrados. El ciclo de la fauna se halla estrechamente relacionado con las necesidades del cultivo del arroz (inundación, fangueo, siembra, ...etc). Este ambiente juega un papel complementario con el lago y el Raco como área de alimentación. Aunque son pocas las aves que utjilizan este ambiente para su reproducción (zampullin chico, avetorillo, polla de agua, ...etc), durante el periodo invernal y los pasos migratorios llega a concentrar varias decenas de miles de aves, especialmente anátidas.

Entre las Rapaces del Parque Natural podemos encontrar al aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), que es el más abundante con más de 250 ejemplares censados, normalmente se le puede ver volando sobre los campos de arroz o sobre las matas de la Albufera, siempre a poca altura. Aunque menos abundante, también podemos observar a la aguililla calzada (Hieraaetus pennatus), que es una de las águilas más pequeñas, lo que no impide, que se la pueda ver cazando presas de hasta el tamaño de un pato. 

El busardo ratonero (Buteo buteo) en la imagen, en cambio, es un ave robusta y compacta de vuelo parecido al aguilucho, que se deja ver sobre todo en invierno. Finalmente estan los cernícalos (Falco tinnunculus) así llamados por su capacidad de cernirse y quedarse suspendidos en el aire para buscar el alimento; son halcones de pequeño tamaño, presentes en el Parque Natural durante todo el año, aunque también son más fáciles de observar durante el invierno.

To create this e-zine, I just sat down and thought to myself: what do I like to read? The content comes from a variety of sources: some I've written myself, some has been written by friends, and some has been contributed by other Internet users just like you.

I hope you enjoy this e-zine. Be sure to sign my guestbook at the bottom of the screen or send e-mail to let me know what you think (or to contribute articles or ideas). I'll be updating frequently, so check back often!

Click to receive email
when this page is updated
Powered by NetMind

Table of Contents
January 2000

In this area, I might include links to specific pages of my e-zine, perhaps with a short summary of the content in order to draw readers in.

Clipart of a computer; Actual size=146 pixels wide